lunes, 14 de noviembre de 2016

El Recetario Mágico. Mucho más que un juego













Elegir un crowdfunding como modo de conseguir la financiación para un pequeño proyecto como el que nosotros hemos emprendido con EL RECETARIO MÁGICO forma parte del ciclo biológico de la pequeña edición o edición independiente. Sentir como el esfuerzo es respaldado por muchas personas que apoyan el proyecto, y que quieren como tú, que salga adelante. Y por este motivo vale la pena atravesar estos 40 días que dura la campaña, con momentos de ánimo y también de incertidumbre. Durante este período ves el proyecto desde todos los ángulos posibles. Un crowdfunding es una puesta a punto y un curso intenso de marketing, de gestión administrativa, de búsqueda de modos de producción, de comunicación a través de las herramientas que nos proporcionan las nuevas tecnologías, y de tantas otras cosas. 

Hay tanto de uno mismo dentro de cada proyecto y que va implícito en cada uno de los libros, discos, juegos, etc. que buscan la financiación a través del micro mecenazgo o de las aportaciones que entre todos los que apoyáis este tipo de iniciativas. Que el esfuerzo merece la pena en respuesta a esta confianza y apoyo. Cada aportación no es una simple compra, sino es la participación en la construcción del mismo proyecto.

Para un pequeño estudio como el nuestro, editar un juego como EL RECETARIO MÁGICO con tanta complejidad en la producción (diferentes materiales y técnicas, troquelados, manipulados y acabados,...) hubiera sido imposible de otro modo. Queremos agradecer a todos y todas que estáis apoyando, a los que confiásteis desde el primer día. Y a los que os lo estáis pensando porque sólo entre todos lo podemos conseguir. 
Para apoyar la campaña hemos diseñado diferentes tipos de aportaciones por las que podéis apoyar desde 10 euros, consiguiendo desde el juego, una bolsa, un delantal serigrafiados, un kit especial Phylum Fantasticum, un pack especial para librerías o grupos... Os aconsejamos que le echéis un vistazo a la página de Verkami aquí https://www.verkami.com/projects/15981-el-recetario-magico. Los envios los podemos hacer a cualquier lugar del mundo, los gastos de envio están incluidos. También nos apoyáis corriendo la voz y difundiéndolo en vuestras redes sociales, por mail y boca a boca. El plazo para participar finaliza el 26 de noviembre ¡¡¡El ingrediente mágico es la participación de todos!!!

miércoles, 2 de noviembre de 2016

El Recetario Mágico. Un juego entre todos














































El año pasado nos propusieron diseñar un juego sobre la alimentación, para que los niños conocieran los alimentos y hábitos de otras culturas. De este juego se hizo una pequeña edición que se distribu exclusivamente por las escuelas en Milán (Italia). En este post hablamos de como surgió y de las características del juego.

El juego se llama "El Recetario Mágico" y después de un año trabajando en el diseño y producción, finalmente lo vimos funcionar en diferentes ocasiones, con grupos de niños y adultos. Ahora queremos darle continuidad a este proyecto, por eso hemos decidido hacer una 2ª edición, en la que vamos a poner especial  atención en algunos detalles de la dinámica, en los acabados y presentación del producto, ya que en la primera edición estábamos sujetos a un presupuesto. Por este motivo hemos iniciado una campaña de crowdfunding a través de Verkami para conseguir la financiación de la producción de 300 cajas de "El Recetario Mágico (en varios idiomas), así como los gastos de envio, y el resto de recompensas que se pueden conseguir para apoyar esta campaña. Podéis echarle un vistazo en la página del proyecto en Verkami.
 
No es la primera vez que hacemos uso del crowdfunding para sacar adelante uno de nuestros proyectos. La primera fue en el 2012 cuando diseñamos nuestro primer juego "Kit Jungling" y descubrimos esta manera de buscar el apoyo y confianza de la gente para hacer realidad un proyecto https://www.verkami.com/projects/1592-jungling. En ese momento sentimos que no estabamos sólos, que a la gente le gustaba y quería que un tipo de producto que puede tener dificultad para comercializarse, porque no es un "best seller", finalmente fuera producido. Esta es la manera de hacer de la pequeña edición, pensar y producir proyectos para públicos determinados. Esto nos ayudó mucho, fue como si entre todos hicieramos un juguete. Ya que durante el proceso, documentamos cada una de las fases de creación y producción en nuestro blog. Y escuchamos cada una de las sugerencias de los mecenas que colaboraron en el proyecto. Al día de hoy seguimos produciendo el Kit Jungling y estamos muy contentos de que naciera de un crowdfunding.


Ahora iniciamos esta segunda aventura 4 años después, con "El Recetario Mágico" un divertido juego de mesa, en el que 4 intrépidos exploradores realizarán un largo viaje en busca de los diferentes ingredientes, necesarios para elaborar una receta mágica, que elegirán al inicio del juego. El tablero de juego es un itinerario por diferentes zonas geográficas diferenciadas por colores y que los jugadores deberán montar antes de empezar el viaje, hay diversas posibilidades de montaje. Podéis leer toda la descripción del juego en la página del proyecto en Verkami, https://www.verkami.com/projects/15981-el-recetario-magico

Esperamos que os resulte interesante y os apetezca colaborar en este proyecto, os agradecemos también vuestras sugerencias y que corráis la voz compartiéndolo en vuestras redes, mail o boca a boca. ¡¡¡ El ingrediente mágico es la participación de todos!!!

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Convertirse en libro

























































El libro isla, el libro maleta, puerta secreta... El libro escénico, puente directo a otros mundos.

Para muchas culturas el último gran viaje, es el que nos conduce a una vida mejor, sagrada. Los egipcios escribían el recorrido que iba a hacer sus difuntos en el "Libro de los muertos", considerándo éste como el más importante de los viajes.

Para la mayoría de los escritores y artistas, el libro es el testimonio o la llave que revela y nos conduce a esos otros mundos. Atlántida, Mordor, Liliput, Oz,...
En este Taller (Became a Book / Convertise en Libro) partimos de la idea de concebir el libro y sugerir múltiples lecturas. El libro como espacio geográfico en el que perderse y experimentar. Jugar con sus elementos y estructura, ampliando así nuestro modo de ver y leer.

A través de diferentes juegos y propuestas hemos deambulado del lado del narrador al del lector. Dos intensas jornadas  experimentado con el lenguaje, la invención de reglas, el tiempo, los materiales... Las páginas del libro se han convertido en un territorio virgen que nos ha invitado a explorárlo. Y una vez habitado lo hemos ofrecido a otros ávidos lectores.

Así un libro se convertía en un móvil suspendido que ofrecía leerlo como si se tratara de un carrusel en el que dar vueltas y más vueltas sin perder detalle. Otro libro invitaba a leer e intercambiar sus escenas observando a través de una pequeña ventana.
El plegado del papel como una pauta dió como resultado un maravilloso libro zoótropo, que jugaba con el tempo como si se tratara de una partitura musical. Un libro invitaba a hacer un recorrido a medida que se desplegaban cada una de sus páginas trianguladas. Otro libro juego proponía crear un nuevo alfabeto,... y tantas otros ejercicios que surgieron y  quedaron a modo de experimentación en la primera parte de este Taller. Una maravillosa experiencia en la que tuvimos la oportunidad de crear nuestros própios libros y jugar con los de los demás. 

Queremos agradecer a la AIAP (Associazione Italiana Design della Comunicazione Visiva) y en particular a Gianluca Camillini, habernos brindado la oportunidad de plantear este taller. Y sobretodo al maravilloso grupo de exploradores que nos fuímos uniendo en esta travesía (Lucia, Gabriella, Ilaria, Giulia, Giorgia, Valentina, Dario). 

lunes, 8 de agosto de 2016

El bosque como espacio de juego






























































El verano es posiblemente el período de tiempo en el que más jugamos. Dejamos de lado nuestros hábitos y obligaciones. Este paréntesis se abre en nuestra vida para dar paso a aquellas actividades lúdicas que despiertan el niño que tenemos hibernando durante el resto del año.

Acabamos de pasar una semana con un grupo de amigos en la sierra de Gúdar (Teruel), con los que planeamos pasar unos días en la naturaleza, 
paseando y explorando el lugar, observando su vegetación y fauna, conociendo un poco de su historiadescubrimos apilamentos de piedras, que fueron campamentos y trincheras del ejército republicano durante el período de la Guerra Civil Española.
Nuestra idea era intervenir de algún modo en aquel espacio, en un bosque que hay
en lo alto del pico Peñarroya a 2.024 metros de altitud. Sin más herramientas que un cuchillo, una sierra y un poco de cuerda. Herramientas poco o nada habituales para un grupo formado por algunos arquitectos, diseñadores, maestros, músicos, creadores de sonido/video y un grupo de niños, que son un poco de todo.

El modo de observar y relacionarnos con el espacio supuso un período de
adaptación, exploramos aquel bosque hasta hacerlo nuestro y descubrir nuestro lugar de acción. Pronto empezaron las primeras aproximaciones o ideas, jugando con los elementos que encontrábamos, ramas, piedras, hojas, latas de los milicianos que allí habitaron. El hacer pasaba a un plano más relevante que el pensar, el ejercicio físico (pasear, recoger, apilar, trepar, cortar,...) la acción/reacción, la construcción, la integración y transformación con la naturalezael paso del tiempo... Sin una pretensión de hacer "Land Art", sino más bien, cambiar nuestro espacio y herramientas habituales, sacar al homo habilis, trabajar con las manos, hacer nuestras herramientas o mecanismos para sujetar y ensamblar ramas, hacer nudos o levantar troncos... en definitiva acercarnos a ese modo de hacer que tienen los niños.

Poco a poco 
fuimos dialogando con aquel espacio, y definiendo un itinerario en el que descubrimos  escaleras suspendidas en los árboles que nos llevaban a lugares escondidos, uno de los cuales obligaba a detenernos y observar en la lejanía un grupo de árboles que danzaban al unísono mostrándonos una armoniosa forma que solo veíamos cuando conseguíamos alinearlos. Un camino de troncos nos conducía a una laberíntica trinchera en espiral y  desde allí observábamos una gigantesca tela de araña hecha de ramas. Siguiendo el trazado de troncos suspendidos en la verticalidad de aquella arboreda llegabamos hasta un claro donde éramos observados por unos árboles que parecían saber muchas historias de los milicianos que allí habitaron.
Desde allí un campo cromático hecho de flores y musgo nos definía una nueva ruta que nos conduciría a la salida de aquel bosque


Estás intervenciones quedaron como parte del bosque esperando a que nuevos visitantes las descubran y que despierten el mismo interés que a nosotros. Con el fin de dialogar y respetar aquel lugar.