lunes, 8 de octubre de 2018

El rostro como símbolo de un pueblo


Una de las primeras expresiones gráficas que hace el humano antes incluso de la escritura, es la representación del rostro humano. Durante los primeros años de la infancia lo repite y experimenta una y otra vez. Lo vemos también en las representaciones rupéstres de las primeras culturas primitivas y pueblos precolombinos. El rostro se convierte en un símbolo de identidad del humano. Y los colectivos o pueblos juegan a reconocerse en estos símbolos, creando elementos identificativos, como banderas o escudos. Nosotros también hemos querido jugar con estos símbolos, descomponiendo la bandera de nuestro pueblo (el valenciano) para crear una serie de rostros en los que los ciudadanos se sientan identificados, volviendo a esa representación primigenia del humano. "Diferentes caras para un mismo pueblo". De este modo se inicia un juego con el lector de estas imágenes, los rostros representados son a su vez números nueve, por la festividad del "9 de octubre" fiesta del pueblo valenciano. Hemos utilizado formas geométricas, curvas, arcos, pequeños segmentos para componer estos rostros del "novecento futurísta", término que nos acabamos de inventar. El concepto del juego y la construcción lo hemos incorporado a todas las piezas de la comunicación gráfica, tanto a los carteles y anuncios de prensa como también en un juego que hemos diseñado y que a modo de puzzle invita al usuario a reinventar nuevas caras, asi como en el própio spot de TV y el panel institucional que es un juego de piezas imantadas, que se encuentra en el Palau de la Generalitat.

Hemos querido que la imagen de esta campaña estuviera viva y que hiciera participar a todos los ciudadanos/as. Damos las gracias a las instituciones (Generalitat Valenciana y Ayuntamientos) que han confiado en nosotros y que han huido de clichés e estereotipos para la ocasión. Vamos a ponerles unas velitas a nuestro rey "Jaume I".


























Feliç Nou d´octubre _ 2018_ Generalitat Valenciana  _  4K from Pablo Quevedo on Vimeo.

No hay comentarios: