miércoles, 29 de abril de 2015

Once upon a time...



























































Había una vez..., Allá en un país muy lejano..., Erasé que se era... estas palabras abren la puerta que nos lleva a espacios, personajes y encuentros maravillosos. Nombrarlas nos transporta al mundo de los cuentos, ese lugar donde las palabras magistralmente ordenadas nos producen un hermoso encantamiento y nos descubren diferentes significados dependiendo de cada persona y de cada momento.

Para nosotros estas palabras son también puertas para la exploración, para el juego, que nos incitan a buscar diferentes maneras de representar sus historias. Esta vez la puerta se abrió al inicio de un camino que siempre abre esta frase "Érase una vez... en Bolzano" dentro del programa EDDES (Educar a través del aprendizaje creativo) de la Facultad de Diseño y Arte de la Universidad de Bolzano
(Italia), el profesor Giorgio Camuffo y su equipo llevan unos años celebrando "Come on Kids" un laboratorio de experiencias y proyectos pensados y dirigidos para los niños.

El tema de esta edición de "Come on Kids 3" era el espacio perdido, el espacio como lugar real y metafórico de aprendizaje. De este modo planteamos un Workshop con los estudiantes en el que tuvieramos que crear un espacio físico, dándole forma de juego espacial, un juego de construcción a escala humana, que invitara a introducirse en ese espacio perdido y mágico que son los cuentos.

Durante el tiempo del Taller, primero planteamos (con esbozos y maquetas) y luego construimos las piezas y elementos necesarios para el própio juego, de este modo ibamos a familiriarizarnos, más bien introducirnos en la própia estructura y elementos del cuento.

El objetivo con este juego espacial era invitar a los visitantes a conocer y jugar a construir el propio cuento.

De este modo elegimos el cuento, "Las doce princesas bailarinas" también conocido como "Los zapatos gastados de tanto bailar" de los hermanos Grimm. En el que estas doce princesas acceden  a un mundo desconocido y subterráneo dónde se divierten cada noche y que es inaccesible para los demás.

Una vez contado el cuento y analizados cada uno de los elementos. Definimos 4 grupos de trabajo para construir (Personajes, Objetos, Espacios y diseñar las acciones que nos invitaran al juego). Fueron 2 días intensos trabajando a partir de cartón reciclado, recortando siluetas, probando sistemas de stand up y ensamblaje, estructuras modulares que pudieramos combinar entre ellas para crear espacios y caminos (aquí algunas fotos del proceso). El juego se convirtió en el tiempo en que estuvimos juntos construyendo  todas las piezas y elementos necesarios para el juego. Luego hubo una puesta es escena, de todos los elementos, en el que definimos el propio espacio. Y fue en la Biblioteca de la Universidad, el espacio idóneo, para introducirnos en el cuento.

Estamos muy contentos con la oportunidad que el programa EDDES y la Universidad de Bolzano nos ha ofrecido con esta experiencia. Fue maravilloso ver como los estudiantes, se implicaron y vivieron dentro de la propia instalación. Luego jugaron con los elemementos que ellos mismos habían creado. Podemos concluir que "No hubo una sola vez", sino muchas.

No hay comentarios: